fbpx

No renuncies

No lo hagas; no renuncies. Es posible que estés agotado y desmotivado. Conseguir el trabajo deseado es un reto de recorrido incierto. No le hagas caso a tu cerebro; en ocasiones sólo busca protegerte y reducir al máximo cualquier situación que, a su entender, pueda parecerse a un riesgo o peligro. No te dejes llevar por la fuerza que te empuja a desistir o a resignarte porque es la misma fuerza que te lleva a la frustración.

Ten en cuenta que son muchas las creencias limitantes que te pueden estar quitando la energía. ¿Son algunas de estas? Rebatámoslas.

  • “He hecho todo lo posible”. Sí, es posible que tengas esa sensación. Seguramente comenzarán a contarse por cientos los currículums entregados y serán más de una y más de dos las entrevistas a las que has acudido. Bien, ese es el camino. Ahora es el momento de que te preguntes, ¿De verdad puedo afirmar que he hecho todo lo posible? Cabe la posibilidad de que no sea cuestión de cantidad sino de calidad. Si eso fuese así sería interesante que te plantearas otras cuestiones como ¿Es mi currículum mi mejor representante?, ¿Me siento segur@ al realizar las entrevistas de trabajo? Lo cierto es que el currículum sigue siendo (en muchas ocasiones) nuestra primera carta de presentación por lo que merece la pena invertir tiempo y recursos en que sea una buena versión de nosotros mismos. Además, es más que necesario “entrenar” habilidades que nos ayuden a resolver una entrevista de trabajo de una manera positiva; se trata de dejar huella.
  • “Debe ser que no valgo”. ¿Cuánto vales como profesional? Pues vales por lo que eres, por lo que sabes y por lo que sabes hacer. Ni más ni menos. Reflexiona y haz un inventario de todo aquello que puedes aportar como profesional y verás cómo es mucho más de lo que te puedas imaginar. Si te quedas “en blanco” pregunta a tu entorno personal y profesional. Recuerda situaciones complicadas que lograste solucionar, cómo te relacionabas con tu compañer@s, experiencias, formaciones, etc. Es a través de esta reflexión a partir de la cual también puedes identificar todo aquello que sabes que puedes ofrecer y demostrar y que aún no has tenido la oportunidad. Además puedes localizar áreas de mejora a través de posibles formaciones y/o entrenamientos. Recuerda que el concepto de valer está muy ligado al concepto de valor y por tanto, además de las habilidades y conocimientos has de demostrar la mejor de las actitudes.
  • “Aquí sólo lo consigue el que tiene padrino”. La verdad es que no hay como tener contactos para tener más posibilidades de acceso a empleos deseados. Eso no implica que si no los tienes no puedes tener tus propias oportunidades. No pierdas energía pensando en eso y céntrate en ti mismo y en cómo llegar a tu objetivo. Sé tu propio padrino mostrando una actitud positiva y trabajando en la buena dirección y busca a tus propios padrinos dándote a conocer en la red y a través de eventos, networking, etc.
  • “Llevo demasiado tiempo intentándolo”. ¿Cuánto es demasiado tiempo? Es posible que tengas esa sensación. Es más, es posible que verdaderamente sea mucho tiempo pero eso no significa que sea demasiado. No pierdas ni las ganas ni la esperanza porque si tienes un buen perfil profesional y te mueves para darlo a conocer en cualquier momento surge tu oportunidad; que no te pille “dormid@”.

No renuncies, no lo hagas. Si es necesario busca soluciones temporales pero no pierdas de vista tu objetivo final. Porque ´tú sabes mejor que nadie todo lo que puedes aportar y todo lo satisfech@ que estarás cuando lo consigas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba