fbpx

Agua y jabón. Parte II

Como ya he comentado en anteriores ocasiones los valores que nos han inculcado desde nuestra infancia son los que tenemos y debemos potenciar el resto de nuestra vida para ser diferentes, para ser los adecuados, para ser los elegidos en un proceso de selección.

Hay muchos valores y motivos por los que nos seleccionan y hay muchos motivos por los que no lo hacen.

En algunas ocasiones hay situaciones, hechos que no se pueden ver, detectar en un proceso de selección por muy meticulosos, largo, extenso e intenso que haya sido.

El aseo personal es uno de esos temas que vuelven locos a los departamentos de Recursos Humanos.

Los trabajadores podemos decir de un compañero o compañera que no sabe trabajar en equipo, que no comparte información, que no es rápido, que no tiene a tiempo si parte del trabajo, que no es puntual, que no,…

Pero cuando hay un apersona que descuida siempre su aspecto personal, que no se lava, que no se cambia de ropa, que tiene el pelo sucio,.. que huele mal. Aquí vienen los problemas. Nadie se atreve a comentarlo. Cuesta mucho ir a Recursos Humanos y comentar nada sobre el aseo personal de alguien. Y es una pena. Es un tema que se puede intentar y digo bien, intentar solucionar.

Y digo intentar porque es un tema de vivencias, de valores adquiridos en el entorno familiar. Y es difícil no haber vivido en un entorno En el que el aseo y la limpieza tuvieran valor y entenderlo.

Convivir en la empresa, trabajar en la empresa con alguien que no se asea, alguien que huele mal es un problema que repercute en el trabajo, en el ambiente laboral, en la productividad, en la capacidad de la empresa para retener y atraer talento,.. en TODO.

Remedio: ¡Agua y jabón!

Primera parte del post: No perdamos nuestros Valores. Parte I

Imagen: freepik

Ir arriba