fbpx

¿Cómo debes dar las referencias en un proceso de selección?

Cuando ves un anuncio en el que te sientes reflejado o reflejada, lo que piensas es en ser el o la profesional elegida y utilizas todas las herramientas, conocimientos que tienes a tu alcance para conseguir ser el candidato o candidata elegida.

Linkedin es una red profesional que sabe muy bien que vale mucho lo que otros digan de ti: las recomendaciones. Linkedin a lo largo del tiempo ha ido variando la forma de recomendarnos unos a otros. Antes era más fácil, con un solo click estaba hecho, de ahí el “vales menos que una recomendación en Linkedin” (posiblemente esto lo decía quien no tenía recomendaciones). Pero por poco que valiera, era importante que las recomendaciones estuvieran ahí.

Ahora las recomendaciones llevan más tiempo, realmente debes creer y confiar profesionalmente a quien recomiendas, afecta también a tu perfil profesional. Todos y todas nos fijamos o debemos fijarnos y tener en cuenta las recomendaciones, las que se dan y las que se reciben.

  • ¿Qué hacemos cuando no se aplica a una vacante a través de linkedin?
  • ¿Debemos o no incluir las referencias en el CV?

Mi respuesta es NO. Y os explico por qué.

Todos y todas vivimos muy ajetreados. Si en la vorágine de tu día a día recibes una llamada del alguien que no conoces preguntándote cuál es tu opinión profesional sobre Don José Pérez (ejemplo) para el puesto director Comercial en tu empresa o empresa cliente. ¿Qué haces? Opciones:

  • Una respuesta vaga: “Bien, No me acuerdo mucho pero bien. Seguro que si ha estado aquí es un buen chaval”
  • No sé de quién me habla. ¿Quién dice? A tu amigo le llamas Pepiño y no le has relacionado cuando te han preguntado por Don José,..
  • ¿Puede llamar más tarde?

Y mientras tanto llamas a tu amigo y le preguntas de qué va todo esto. Y mientras tanto, también, el o la reclutadora ya sabe que le estás poniendo en sobre aviso y que cuando se retome la conversación no habrá nadie en el mundo mejor que Don José.

Para no verte en estas situaciones que no te favorecen en nada y comprometen a tus colegas o amigos, no incluyas las referencias en el CV. A lo largo del proceso de selección, posiblemente en la entrevista, el o la consultora te pedirá referencias. ¡Perfecto!

Existe el RGPD y este es un buen momento para seguirlo al pie de la letra. Según lo dispuesto en el artículo 1 del RGPD, el Objeto de esta normativa común es establecer “normas relativas a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de los datos personales y las normas relativas a la libre circulación de tales datos”.

Por esto te recomiendo estos pasos a seguir para presentar referencias en un proceso de selección.

  1. Explica a tu reclutador que debes solicitar permiso a los profesionales que pueden hablar sobre tu experiencia, competencias, conocimientos,…
  2. Habla con esos profesionales, antiguos colegas, amigos.. pídeles permiso para facilitar su email o número de móvil y explícales por qué les necesitas. Describe el puesto al que optas, cuál es la empresa, cuáles son tus fortalezas…
  3. Envía los nombres, emails, teléfono de contacto al reclutador.
  4. Y confía en que esas referencias refuercen tu candidatura. Haz el seguimiento. Y a esperar!

La “espera” es una fase del proceso de selección muy recurrente.

Esperas a que salga un anuncio

Esperas la respuesta

Esperas la entrevista

Esperas la respuesta

Esperas, esperas y esperas… Pero nunca desesperes. ¡Suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba