fbpx

Entrevista de trabajo III: El después

Buscar empleo

Veinte minutos para darse a conocer. Ese es el tiempo que Pablo ha tenido de entrevista. Al principio se le ha hecho eterno pero luego se animó y todo fue más relajado. Salió con la sensación de que la entrevista había ido bien; no sabía si le iban a llamar pero quedó satisfecho con su intervención. Por ese lado, misión cumplida.

Al final de la entrevista le comentaron que llamarían a todos los candidatos en dos semanas y que los preseleccionados pasarían una segunda entrevista personal.

Una entrevista de trabajo no deja de ser un encuentro de necesidades; una parte necesita o busca un puesto de trabajo y la otra necesita o busca un profesional para que realice una serie de funciones y genere valor en la empresa. El entrevistador ha de tener muy claro no sólo lo que busca sino lo que no busca. Esto tiene más que ver con la actitud del candidato que con lo que sabe o no sabe.

Si en la entrevista has mostrado tus conocimientos, lo que sabes hacer y lo que eres a través de tu comportamiento y expresión, debes de seguir demostrando que esa actitud no es simulada sino que hay una realidad detrás.

 

Ideas post-entrevistas:

  • Haz memoria sobre la entrevista: qué te han preguntado, cómo lo han hecho, cuáles han sido tus respuestas, cómo podrías mejorarlas, qué sensación te ha quedado, etc. De ahí puedes sacar mucha información sobre qué es lo que buscan y cómo mejorar tu intervención. Anota todo aquello que te haya resultado interesante en relación a la información que te ha dado en entrevistador sobre la empresa, lo que buscan, su situación, etc. así como todos los detalles que quieres valorar sobre tu desempeño en la entrevista.
  • Estas dos semanas de espera no dejes tu búsqueda de empleo. Permanece activo y mantén hábitos que te puedan generar oportunidades como visionar ofertas, leer blogs o artículos relacionados, sigue la web y redes de la empresa para la que has hecho la entrevista, etc. Independientemente del resultado de la entrevista es importante seguir generando oportunidades y manteniendo rutinas de acercamiento constante al mercado de trabajo. Ya sabes que está en continuo movimiento y que en cualquier momento surgen ofertas interesantes.
  • Si pasado el tiempo estipulado, aún no se han puesto en contacto contigo, hazlo tú. Identifícate y pregunta por la persona que te realizó la entrevista. Educadamente haz saber tu interés por la oferta y pregunta por cómo han valorado tu candidatura. Esta parte también forma parte del proceso de búsqueda de empleo y aunque te pueda sorprender, en muchas ocasiones revaloriza tu posición frente al puesto.
  • Hacer entrevistas de trabajo, independientemente del resultado, es una fuente de aprendizaje continuo. Cada empresa es diferente y saber cuáles son sus necesidades es información privilegiada de cara a formarte y desarrollarte profesionalmente.

 

No olvides que una entrevista de trabajo siempre es una inversión: no ser seleccionado en un proceso no implica que puedan contar contigo más delante de una forma u otra (contactos, otras empresas del grupo, etc.). Sucede mucho más a menudo de lo se cree. Por eso, es importante que te centres en el buen desempeño de la entrevista; que salgas con la sensación de haber hecho bien tu trabajo plasmando toda tu valía personal y profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *