fbpx

Habilidades interculturales para el empleo

Cuánto más “pequeño” sea el mundo, más grande has de ser tú. Me explico: estamos en un mundo global en el que las interacciones entre personas y empresas de cualquier zona geográfica están conectadas de forma inmediata. Son algunas de las muchas ventajas que nos traen las nuevas tecnologías; interconexión e inmediatez.

El taller artesanal del barrio, la empresa de un pueblo o la más potente de las multinacionales pueden entablar relaciones comerciales con otras empresas de cualquier parte del mundo pero para que esas relaciones sean satisfactorias y fructíferas, el factor humano sigue siendo el determinante. Y es ahí donde cobran protagonismo las habilidades interculturales.

Si tenemos en cuenta el dato de que se estima que 258 millones de personas viven ahora en un país que no es su país de nacimiento (se ha producido un aumento del 49% desde 2000), que cada vez se trabaja más virtualmente y que esa es la tendencia del mercado laboral tendremos que tomar conciencia de cuáles son las necesidades del mercado laboral.

Y sí, los idiomas son fundamentales para el buen transcurso de las relaciones; no sólo por una mera necesidad de comunicación formal sino por la importancia de comprender la cultura de otros países.

Si estás buscando empleo, cambio de trabajo o simplemente quieres mejorar tu perfil profesional has de saber que las empresas buscan empleados que tengan habilidades para adaptarse a estilos de trabajo y personas de diferentes países y culturas.

No se trata únicamente de saber un idioma, sino de tener conocimiento de las diferencias y matices culturales, saber comunicarse de forma efectiva y generar relaciones de confianza en un espacio de trabajo caracterizado por la globalización.

Venimos hablando de que estamos en un mundo cambiante con necesidades diferentes y, esta es una de ellas; desarrollarnos en un mundo intercultural y globalizado. Así, la competencia intercultural puede definirse como “la combinación de un conocimiento de la diferencia y la capacidad de crear entornos de colaboración en diferentes culturas”.

Tener habilidades interculturales no es ser conocer los tópicos típicos de cada nacionalidad; en muchos casos pueden ser engañosos. Se trata de ser consciente de que todos no tenemos la misma visión del mundo ni los mismos valores por lo que la habilidad se demuestra al lograr encontrar puntos intermedios de interconexión positiva.

Si tus expectativas profesionales están ligadas a sectores o empresas estrechamente ligadas a la globalización es importante que te plantees la necesidad de adquirir y desarrollar habilidades interculturales que optimicen tu candidatura. Así, si por ejemplo, en el sector en el que trabajas o quieres trabajar hay una creciente actividad con países árabes puede ser interesante que te formes e informes sobre esa cultura; idioma, costumbres, formas de comunicación, gestos inadecuados, etc.

El hacerlo te supondrá un valor añadido que te diferencia del resto de candidaturas y, de paso, abrimos perspectivas, que nunca viene mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba