fbpx

Pigmalíon, Galatea y la búsqueda de empleo

¿Cuáles son tus expectativas en la búsqueda o cambio de empleo? Es posible que las tengas muy concretadas y también es probable que no te hayas parado a pensar en ellas. Si no es así, aún estás a tiempo de darle una pequeña vuelta al tema, porque, lo merece.

¿Has oído hablar del efecto Pigmalión? Por si es la primera vez que lo oyes te contaré que es un efecto relacionado con la capacidad de influir que tienen otras personas sobre nosotros ( y nuestro rendimiento) y, por supuesto, la capacidad de influencia que tenemos nosotros sobre las demás personas (y su rendimiento). Y ahí es donde entran en acción las expectativas.

Rosenthal y Jacobson (1996) realizaron un experimento basado en la teoría de la profecía autocumplida: Hicieron creer a los alumnos y profesores de un instituto que, a través de un test, habían medido la capacidad intelectual de cada uno de ellos. No era verdad. La cuestión es que dividieron la clase en dos grupos; aquellos que “habían sacado mejores notas” y, por otro lado, aquellos que “habían sacado peores notas”. Como te puedes imaginar, los grupos se hicieron al azar porque nunca hubo tal evaluación. Al cabo de unos meses se pudo comprobar cómo las alumnos del grupo “mejor valorado en la prueba” eran más motivados y valorados por el profesorado. Del grupo que había, supuestamente, obtenido peores notas no se esperaba demasiado (tampoco se esforzaban mucho con ellos). Curiosamente, los resultados reales a finales de curso avalaron lo que las pruebas ficticias habían vaticinado.

Estos experimentos también se realizaron en importantes empresas y verificaron los mismos resultados.

Moraleja: Las expectativas que depositamos en los demás, son importantes a la hora de motivar o impulsar determinados comportamientos. En este sentido nuestra actitud, motivación y expectativas en la búsqueda de empleo estarán muy marcadas por los comentarios y acciones del entorno sobre nosotros mismos (efecto Pigmalión). Comentarios sobre la edad, sexo, experiencias pasadas, etc. que no sean positivos o que menosprecien tu candidatura no ayudan en nada.

Por otro lado, el Efecto Galatea es el que afecta a las creencias sobre nosotros mismos; el grado de autoconfianza y expectativas que tenemos sobre nuestra capacidad para conseguir el verdadero objetivo. Si no crees en ti mismo es posible que, de una u otra forma, no estés haciendo lo que eres capaz de hacer para conseguir tu propósito. Si te muestras conformista, negativo o dubitativo o incluso te amparas en “lo mal que están las cosas” poco vas a hacer y menos vas a obtener. Ya sabes, la autoprofecía cumplida.

El proceso de búsqueda o cambio de empleo es un proceso personal e intransferible, es decir, has de hacerlo tú misma. Tú eres quien ha de asumir la responsabilidad del reto porque tú lo vas a conseguir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba