fbpx

¿Qué hacer ante las preguntas personales en una entrevista?

Preguntas personales en la entrevista de trabajo

En la gran mayoría de las entrevistas de trabajo se realizan preguntas de tipo personal: «dime una palabra que te defina», «cuéntame dos cualidades y dos defectos tuyos», «cómo te describiría un amigo», «cómo resolviste un problema personal»…

Este tipo de preguntas sirven para que el entrevistador se haga una idea de cuál es nuestra personalidad y nuestra forma de trabajar; de esta manera, puede deducir si encajaremos en el puesto ofertado y en el ambiente de la empresa.

Sin embargo, hay otras preguntas que sobrepasan el límite de la legalidad y vulneran nuestro derecho a la intimidad. Este tipo de cuestiones son las que tienen que ver con la edad, nacionalidad, raza, salud, discapacidad, estado civil o situación familiar, entre otras.

Por desgracia, este tipo de preguntas son más frecuentes de lo que sería deseable. ¿Cuántas mujeres han recibido la pregunta de si tienen hijos o desean tenerlos? Pues debemos saber que no estamos obligados a responderlas, aunque, claro, puestos en situación, es difícil saber qué hacer.

¿Cómo enfrentarnos a este tipo de preguntas?

Es complicado saber cómo reaccionar cuando recibimos una pregunta en una entrevista de trabajo que traspasa los límites de lo profesional y entra en el ámbito personal. Por lo general, solemos recurrir a dos opciones: una es responder a la pregunta, bien porque no nos importa dar esos detalles o bien por miedo a no conseguir el trabajo.

La otra es negarnos a hacerlo, aunque siempre podemos intentar dar la vuelta a nuestra negativa e intentar dejar clara nuestra profesionalidad. Por ejemplo, decir que las cuestiones personales no interfieren en nuestro trabajo y que nuestra prioridad es rendir al máximo es una buena respuesta ante cuestiones que no queremos contestar.

Pero además hay una opción intermedia: sin llegar a decir que no vamos a responder, podemos informar de que tenemos disponibilidad para viajar o para cambiar de residencia. De esta manera, sin decir si tenemos cargas familiares u otro tipo de circunstancias personales, hemos dado al reclutador información relevante para el proceso de selección.

¿Y tú? ¿Cómo te respondes a este tipo de preguntas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba