fbpx

En la búsqueda de empleo también hay que fichar

Si quieres que te fichen las empresas es necesario que previamente lo hagas tú. Con esto nos referimos a dos ideas básicas:

  1. Si quieres que te fichen los que quieres que te fichen te proponemos que hagas un sencillo ejercicio de empatía; si tú fueses quien contrata, ¿te contratarías? Con la respuesta puedes tener mucha información sobre cómo te percibes como candidato. Así, es necesario que seas lo más objetiv@ que puedas y por supuesto, que te pongas a trabajar en las necesidades o en los “peros” que te encuentres. Es posible que los obstáculos los encuentres en tu formación o falta de acreditación, en cuyo caso te interesa formarte; a lo mejor tus “peros” los percibes en tus habilidades o competencias transversales como la comunicación, etc. En ese caso se trata de formarse de forma más práctica. Cabe la posibilidad de que creas que tu perfil es muy completo y adecuado al mercado pero que tengas la sensación de que tu currículum no te representa; en ese caso es importante rediseñarlo para que se corresponda a tu perfil real.
  2. Los fichajes no se hacen así por ahí; suelen ser el resultado de un proceso previo en el que tu candidatura se esfuerce en ser y parecer la mejor opción. Salvo contadas excepciones, no suelen ir a buscarnos a casa para ofrecernos el tan ansiado trabajo.  Más bien somos nosotros los que día a día “entramos” en las casas de las empresas. Al entregar nuestro currículum, al ver la página web de la empresa, al asistir a citas de networking en las que participen organizaciones interesantes para nosotros o al compartir información relevante con trabajadores de esas empresas a través de la red estamos acercándonos un poco más a las empresas que nos importan. Pero, todo esto no es fruto de una acción sino de una CONSTANCIA.

Así es, todos los días hay que “fichar” en la búsqueda o cambio de empleo: hemos de ser constantes en el proceso y cada día estar al pie del cañón en las redes sociales y profesionales que sean de nuestro interés, en la entrega y revisión de nuestro currículum, en la comunicación con el entorno, etc. Es algo así como cursar un máster en la búsqueda y mejora de empleo.

Si hemos hecho una entrevista y pasado un tiempo razonable no hemos obtenido respuesta es necesario contactar con la empresa para conocer sus impresiones; en el peor de los casos no dirán que no hemos sido seleccionados, en el mejor de los casos nos han seleccionado pero se ha dilatado el proceso y en cualquier caso, obtenemos información sobre el estado de la empresa e incluso, sus necesidades inmediatas. Quién sabe si próximamente pueden requerir personal de tu perfil. El hecho de interesarse respetuosamente por el resultado de la entrevista dice mucho de ti.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *