fbpx

Mujer tenías que ser… Por qué tienes que contratar mujeres

Son muchos los post en los que venimos contando el perfil que ha de tener un candidat@ para ganar empleabilidad. Las demandas del mercado se modifican a la velocidad del viento y el conocimiento en muchos casos cede prioridad frente a otra serie de capacidades personales.

Los tiempos están cambiando y cambiarán aún más. Hace no demasiados años ser mujer no era un requisito demasiado atractivo para depende  qué empresas y sectores; numerosas etiquetas mal asignadas y la maternidad se veían contraproducentes con la productividad y la eficacia. Grave error el que se está constatando.

A nivel mundial son varios los estudios que avalan, con datos, la capacidad gestora de las mujeres. Por ejemplo, en 2017 salió publicado un estudio de la empresa sueca Nordea en el que sobre una muestra de 11.000 organizaciones de todo el mundo se concluye que las empresas dirigidas por mujeres ganan más en bolsa que las de los hombres, es decir, son más rentables.

Sin dejar a un lado la necesidad de incrementar la cuota de mujeres que ejercen cargos de responsabilidad en la empresa hemos de incidir en que la figura femenina suma valores y capacidades en cualquier cargo de desempeñe.

Tradicionalmente hemos podido comprobar que la mujer, con muy pocos recursos, ha sido capaz de “sacar adelante” una estructura familiar más compleja de lo que a priori se puede pensar. No sólo se trata de gestionar correctamente la economía familiar sino asignar el dinero de forma eficaz en función de las necesidades de los miembros de la familia. De forma innata muchas mujeres, independientemente de su estado, edad o cualificación manifiestan capacidades de gestión y organización avanzadas.

¿Cómo lo han conseguido? Cada mujer es diferente pero es muy probable que tenga algo que ver con estas capacidades:

  • Inteligencia Emocional. Cada vez es más frecuente ver ofertas de trabajo en el que hablan de esta capacidad. Muchos de los proyectos empresariales fracasan o llegan al objetivo deseado no tanto por una mala previsión económica o funcional sino por la gestión emocional del equipo que va a llevar a cabo tal cometido. Saber en qué poner la atención, escuchar de forma activa, conocerse a uno mismo y empatizar con el otro son requisito INDISPENSABLES en un mundo laboral exigente emocionalmente. Muchas experiencias avalan la idea de que las mujeres (en general) tienen más desarrollada esta capacidad y además muestra una actitud orientada a la gestión diaria de las emociones dentro de la empresa.
  • Comunicación y relación. Tanto si se va a ocupar un cargo representativo o no la capacidad de comunicación es importante para un profesional. Saber qué decir y cómo decirlo no es una cuestión de sexo pero sí se ha podido constatar que las mujeres (generalizando) aportan destrezas a la hora de trasladar la información de forma positiva. Este tipo de habilidades se han manifestado especialmente eficaces en la gestión de conflictos.
  • Las mujeres, en general, tiende a enfocarse en la realización de varias tareas. Esta versatilidad unida a la gestión emocional ayuda a general un ambiente de trabajo más oriento a las personas y a su motivación como herramienta clave para la consecución y mantenimiento de objetivos.

Todas estas argumentaciones a favor de la contratación de mujeres en ningún caso buscan desfavorecer la figura masculina; un sistema eficaz es aquel que sabe identificar el valor añadido de sus interlocutores tanto a nivel colectivo como individual. Hasta hace poco no se ha comenzado a ver a la mujer como una persona con competencias profesionales avanzadas; el mercado laboral y empresarial ha perdido mucho potencial y es el momento de abrir los ojos y ver en las candidaturas a personas no a sexos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba