fbpx

Cinco preguntas para encontrar soluciones

Existen momentos en el proceso de búsqueda o cambio de empleo en el que te puede dar la sensación de que todo se bloquea; no sabes muy bien por qué pero parece que todo lo hecho no ha servido para mucho y la duda se apodera de ti. ¿Estaré haciendo lo correcto para encontrar trabajo?, ¿Por qué hay muchas personas que consiguen su objetivo y yo no?, ¿Qué le falta a mi perfil profesional? Estas son algunas de las muchas cuestiones que se te pueden estar pasando por la cabeza y cuyas respuestas parecen quedar en el aire.

Te propongo una herramienta que te puede ayudar a encontrar soluciones. Ya sabes que no hay recurso infalible pero, cuanto menos, éste ejercicio te va a acercar a la solución.

Se llama “Los cinco por qué” y habitualmente se emplea para analizar las causas raíz de un problema o defecto; ello permite dar una respuesta eficaz.

Se trata de obtener 5 porqués a 5 cuestiones.

Lo primero que has de hacer es plantear el problema o cuestión de la forma más clara y concisa posible que puedas. Por ejemplo: Me pongo muy nervios@ cuando tengo que hacer una entrevista.

  • 1: ¿Por qué me pongo nervios@?

Porque tengo la sensación de que no lo voy a hacer bien y no me van a coger.

  • 2: ¿Por qué creo que no lo voy a hacer bien?

Porque hasta ahora casi todas las entrevistas me han salido más bien mal.

  • 3. ¿Por qué me han salido mal las entrevistas que he hecho? Porque no he sabido responder a algunas preguntas sobre mi currículum.
  • 4. ¿Por qué no he sabido responder bien algunas preguntas de mi currículum?

Porque he pensado que era una pregunta “trampa” y me he quedado bloquead@.

  • 5. ¿Por qué me he quedado bloquead@?

Porque no me he preparado la entrevista.

Bueno, pues con este pequeño ejercicio hemos llegado a una causa o raíz del problema con las entrevistas; no te preparas las entrevistas y eso te impide asumirlas con tranquilidad y tener pensadas y reflexionadas algunas preguntas cuya respuesta es vital para el desenlace final.

Error común.

Las entrevistas hemos de prepararlas como si de una prueba de acceso se tratase. Por supuesto, no estamos hablando de memorizar, ni de mentir ni de manipular; estamos hablando de ser conscientes de que hacer una entrevista de trabajo puede generar en nosotros ciertos estados de nerviosismo que nos impiden responder con cierta serenidad y credibilidad por lo que es importante “entrenar” esa habilidad para dar nuestra mejor imagen en tu tiempo limitado.

Como has podido comprobar con este pequeño ejemplo, en ocasiones basta con 5 “porqués” para poner el foco no en el problema sino en la solución de lo que nos impide conseguir nuestro objetivo.

¿Por qué no pruebas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba