fbpx

El talento es lo que manda

Seguro que ya te has dado cuenta. Tanto las empresas como diversas entidades vinculadas al empleo como los propios estudios realizados sobre las demandas del futuro están de acuerdo: el talento es el presente y el futuro en el ámbito laboral.

Todo parece girar en torno a este concepto. El diccionario nos dice que talento es una “especial capacidad intelectual o aptitud que una persona tiene para aprender las cosas con facilidad o para desarrollar con mucha habilidad una actividad”.

Las organizaciones buscan atraer, cual imán, al talento. Esta búsqueda parece ser, cuanto menos, laboriosa ya que según corroboran gran parte de los directivos, es muy complicado encontrar el talento que se necesita. Por ello, ofrecen condiciones y complementos que pueden llamar la atención de profesionales que consideran talentosos; sueldos atractivos, planes de carreras, sueldos en especie, condiciones horarias flexibles, etc. En definitiva, buscan fidelizar y atraer el talento porque saben, como así avalan los estudios, que un empleado es hasta un 43% más productivo cuando está comprometido con su trabajo (según datos aportados por estudios de Manpower).

Si tenemos en cuenta lo que buscan las organizaciones los l@s candidat@s han obrar en consecuencia y tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • El talento está muy vinculado a una serie de competencias muy valoradas en estos momentos; la tecnología impulsa la necesidad del talento para sacar su mejor versión y mantenerse actualizada. Hablamos, entre otras, de las que se denominan competencias sociales (soft skills) y entre ellas podemos destacar la creatividad, la prevención y gestión positiva de conflictos, negociación, colaboración, etc. ¿Se puede ser el mejor en todas ellas? Es complicado, pero lo que si puedes hacer es lograr un mínimo nivel aceptable en la generalidad y buscar tu competencia fuerte; aquella en la que verdaderamente eres talentoso y potenciarla (por supuesto, que esté vinculada con los objetivos profesionales).
  • Mejora tu capacidad de trabajar en equipo (ser eficiente y efectivo en el trabajo con personas de características diversas) y aún mejor, identifica tu talento a la hora de gestionar equipos. Cabe la posibilidad de que consideres que tu perfil no es el de un líder para gestionar equipos; en ese caso céntrate en ser un buen trabajador@ de equipo.

Estas son dos pautas que has de tomar en consideración si lo que quieres es contar con un perfil profesional competitivo y atractivo. Para las empresas es vital contar con empleados que sean conscientes de ellos y que sumen valor en este tipo de competencias. Cierto es que el talento a primera vista puede no ser tangible pero las empresas ya se han dado cuenta de que tiene traducción en términos económicos, de valor y de rentabilidad. Entrena tus habilidades, suma valor  y hazte aún más rentable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba