fbpx

Cuando en un “Duelo” se presentan tres candidatos: Dos “fuertes” y una “menos fuerte”

Esto es lo que sucedió en uno de los episodios del “el Conquistador del Caribe”, un fantástico programa de supervivencia que se emite en EITB.

Dos participantes considerados fuertes y una considerada menos fuerte compiten en un duelo, solo un@ se salva.

Los dos fuertes son favoritos reconocidos por todos los integrantes de los equipos, verbalizan que son fuertes, que llegarán a la final, que se han presentado al concurso para llegar a ser “El Conquistador”. Son deportistas, están preparados, son competitivos, fuertes de cuerpo y mente y se saben fuertes y poderosos y posibles “Conquistadores”. Se lo dicen y se lo creen. Hasta aquí, perfecto.

La menos fuerte es menos favorita, cuando le nominan para el duelo, reconoce que sus contrincantes son muy fuertes y ella misma piensa que uno de sus compañeros es candidato a “Conquistador”. Es deportista, juega al rugby, está preparada física y mentalmente, es positiva y va al duelo a “darlo todo”.

Una vez que el presentador ha explicado las reglas del juego, los tres duelistas van a preparar el juego junto con sus ayudantes. Hasta aquí, perfecto.

Los dos fuertes planifican su estrategia. Ambos consideran que es un juego en el que pueden ganar al otro, sus cualidades físicas, su fuerza, su puntería,… les acompañan. La menos fuerte no es competencia,… ¿¿Seguro??

La menos fuerte planifica su estrategia para hacer bien la prueba, piensa en darlo todo, en hacer un buen papel. Sus contrincantes son muy fuertes y ella debe ser mejor que ellos.

Por ahora tenemos dos participantes con una meta cercana y con un solo contrario cada uno y una participante con dos contrincantes y una meta muy lejana. Dos niveles de autoexigencia diferentes. Esto ya suena diferente, no?

Comienza la prueba. Uno de los fuertes no es capaz de realizar con éxito la prueba, pierde los nervios, el control, pierde tiempo. El otro fuerte se sorprende y descoloca cuando ve la situación, el “fuerte” abatido y la “débil” consiguiendo cada reto y él por detrás,…

La menos fuerte trabaja sin prisa pero sin pausa, bien ayudada por su compañera que le apoya, dirige, corrige. La concursante escucha y actúa tranquila. ¡¡Y gana!!

  • ¿Qué? ¿Cómo?
  • Ha creído en ella.
  • Lo ha dado todo.
  • No ha menospreciado a sus contrincantes
  • No se ha centrado en sus contrincantes
  • Trabajo, tranquilidad, utilizando al máximo sus aptitudes
  • Actitud extraordinaria. Antes y después de la prueba.
  • Su meta estaba más lejos que sus fuerzas. Seguir, seguir y seguir hasta conseguir.

En realidad, analizando a posteriori la prueba era un duelo muy para la ganadora. Es jugadora de rugby por lo que el lanzamiento de una soga y la puntería juegan a su favor. Están dentro de una jaula, es menuda por lo que tiene mayor espacio para moverse y también tiene que cavar menos para salir. Y fundamental, tenía una meta en su pensamiento para la que el esfuerzo tenía que ser muy muy grande.

Ganar, conseguir lo que se desea, alcanzar una meta, moverse en un contexto complicado, competidores muy fuertes, todos y todas con grandes aptitudes y una actitud extraordinaria.

¿Se parece o no se parece “El Conquis” a “La Búsqueda de Empleo”?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba