fbpx

Las empresas demandan persuasión

La persuasión es una habilidad muy valorada y no sólo en el mundo de la oratoria o de las ventas. La persuasión implica convencimiento más acción, o lo que es lo mismo, la necesitas para ser más efectiv@ a la hora de promocionar, encontrar o cambiar de empleo.

Para quien tenga que decidir sobre tu candidatura, serás el reflejo que sepas dar de tu currículum y perfil profesional y para ello necesitas desarrollar habilidades comunicativas orientadas a la persuasión.

Varios estudios, entre los que se encuentra el del Linkedin, avalan la idea de que las empresas demandan cualidades “blandas” que no todas las candidaturas tienen y que marcan la diferencia en un mundo laboral más interconectado y competitivo; tener influencia en los demás y conseguir que hagan y digan aquello que nos interesa ayuda a conseguir nuestros objetivos profesionales. Esta es una de las características propias de quienes son reconocidos como excelentes profesionales.

Y concretamente, ¿Para qué le sirve la persuasión a una persona que busca o quiere cambiar de empleo? La respuesta la podemos concretar a través de los siguientes puntos:

  • Para saber convencer a quien ha de decidir sobre tu futuro profesional de que tú y sólo tú eres la persona que cumple con los requisitos establecidos.
  • Para tener la capacidad de dar muchos y muy buenos argumentos que avalen tu opinión (“Soy una persona capacitada para el puesto porque cuento con experiencia no sólo en la realización de las tareas que menciona sino también en la gestión y dirección de proyectos de esta área porque…).
  • Para aportar de forma proactiva soluciones o alternativas que le pueden interesar a la empresa (“Formo parte de una asociación dedicada al desarrollo de x cuestiones y podría poner a disposición de la empresa los recursos con los que contamos en esta materia”).
  • Para generar no sólo una opinión concreta o un cambio de opinión sino para hacer que ese cambio de creencia se convierta en acción y desemboque en nuestra contratación o promoción. La persuasión va más allá de convencer; genera un cambio real materializado en una decisión concreta.

¿Se puede desarrollar la capacidad persuasiva? Por supuesto que sí. Aunque es cierto que es una habilidad poco desarrollada y extendida entre las candidaturas y los profesionales no menos cierto es que se puede desarrollar a través del conocimiento de pequeñas técnicas y su posterior entrenamiento.

Lo que has de tener claro que es que, si lo que quieres es persuadir y generar una imagen de confianza, has de interiorizar estas técnicas hasta “hacerlas tuyas” y adaptarlas a tu manera de ser y expresarte. Esto evitará que parezcas artificial y poco creíble.

¿Eres un/a profesional merecedor/a de las mejores oportunidades?, ¿Crees en tu potencial?, ¿Quieres conseguirlo? Si la respuesta es sí, es que estás convencid@; ahora te toca convencer y persuadir a los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba