fbpx

Escuchando se aprende ¡Oro puro!

Os voy a contar lo que me ha sucedido esta semana.

Estaba en la playa (no pretendo dar envidia…) escuchando en sonido de las olas, el viento… sin más, estando. Cuando oigo, sin querer (es lo que tiene lo que se denomina “Oído Tísico”, que oyes aunque no quieras), la conversación de una niña de nueve años (lo dice ella misma) y su abuela.

….

Niña. Porque yo sé inglés, francés, español, italiano…

Abuela. ¿Pero saber contar algo en inglés?

Niña. Pues claro, y en italiano. Puedo contar millones de historias. “Ora sono in spiaggia con mia nonna e poi andremo a mangiare…”

Abuela. ¿Y también en inglés? Es que para ser periodista tienes que saber muy bien inglés y también chino.

Niña. ¿chino? ¡Pero si en China también hablan inglés!

Abuela. Sí, pero si algún chino viene a España hay que atenderle en el idioma de su país…

Niña. Ya, bueno. Yo soy española porque mi madre es española. Marroquí por mi padre. Francesa por los hijos de mi padre. Claro como se casó primero con una francesa y tengo hermanos franceses, pues soy francesa. Portuguesa porque viví en Portugal y maltesa por mi perro.

Abuela. (Silencio)

Niña. Además, ¡yo quiero estudiar informática porque después puedes hacer millones de cosas diferentes y yo quiero ser youtuber, que se ganan millones de euros! (todo esto sin respirar)

Abuela. (Silencio)

…..

¿Cómo os quedáis?

Yo me quedo con dos aprendizajes:

  • Las personas, el mundo se están globalizando a una velocidad de vértigo. Hay que coger el tren. ¡Maltesa por parte de perro!
  • Tengas los estudios que tengas puedes ser millones de cosas. No es lo que tengo, es lo que soy. Estudiar informática para ser youtuber…

Escuché esta conversación con una sonrisa en la boca. Ni siquiera me di la vuelta para ver cómo eran la niña y la abuela, no quería perder la magia de su naturalidad. La naturalidad con la que hablaba la niña, ni la naturalidad de los silencios de la abuela.

Espero tener la ocasión poder escuchar de nuevo su voz, a reconocería en cualquier sitio, y aprender.

Lo dicho: Oro puro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba