fbpx

¿Hay que entrenar para encontrar o mantener un empleo?

Es posible que no te lo hayas planteado desde esta perspectiva. La cuestión es que cualquier profesional es o puede ser un “atleta de élite” en su profesión y para ello es necesaria la formación y el entrenamiento.

Piensa en alguna persona de tu entorno más o menos cercano, alguien a quien admires por alguna cualidad o capacidad, alguien que haya conseguido hacer o trabajar en alguna actividad o empresa en la que a ti también te gustaría trabajar. ¿Cómo es esa persona con relación a lo que hace?, ¿Qué hace para conseguir lo que tú tanto deseas? Seguramente serán muchas las respuestas a estas preguntas y seguramente observarás que hay, algún punto en común; algún hábito orientado a la consecución del objetivo.

Cualquier conocimiento, habilidad o capacidad requiere un esfuerzo no sólo para el mero aprendizaje sino para la puesta en marcha y desarrollo de tal competencia. Este proceso requiere de entrenamiento. Quien quiere saber idiomas aprende y le da continuidad al aprendizaje asistiendo a clases y/o charlas para coger más agilidad con el idioma, lee en esa lengua, etc. Quien quiere mejorar su capacidad de trabajo en equipo aprende técnicas para ello y luego las pone en práctica de forma sistemática para no perder lo aprendido y conseguir que esta capacidad se convierta en un hábito inconsciente. Y así, podríamos poner ejemplos de lo más variados.

La búsqueda de empleo no es una excepción; es necesario aprender ciertas técnicas y hábitos para luego potenciar a través del entrenamiento. ¿Entrenar qué? Pues entrenar aspectos tales como las rutinas diarias para la búsqueda de empleo (visita a determinadas páginas de internet, asistencia a determinados eventos, etc.), entrenar diferentes formas de llevar una entrevista de trabajo, entrenar la capacidad de resistencia a la frustración cuando nos dicen “no”, entrenar nuestra disciplina y constancia, etc.

Supongo que no serás tan ingenu@ como para pensar que esa persona que tiene lo que tú deseas en términos profesionales lo ha conseguido por ciencia infusa o mera suerte. Siento decirte que, aunque existe esa minoría mínima a la que le avala la suerte u otra serie de condicionantes, la mayor parte de la sociedad se esfuerza en conseguir y mantener un buen nivel profesional porque es muy consciente de que el mundo laboral está más activo que nunca.

Tú puedes ser tu propio entrenador y también puedes buscar algún@. Ambas posibilidades son aceptables aunque la mixta es posible que sea la más eficaz; ser tú mismo tu entrenador y dejarte asesorar por quienes ven lo que tú a lo mejor no ves y por quienes tienen acceso a conocimiento y contactos desconocidos para ti.

Anímate a entrenar, esa va a ser una de tus bazas para el éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba