fbpx

La historia del becario y la experiencia

“La CEOE pide no obligar legalmente a las empresas a pagar a los becarios y que el contrato para la formación y el aprendizaje pueda ser dirigido a profesionales mayores de 45 años,….”

Este es un titular que hemos leído recientemente. Y yo me pregunto, ¿esto es alargar la vida laboral?

Muchas veces nuestro cerebro nos engaña y en esta ocasión el mío me ha jugado una mala pasada. Por un momento, después de leer y oír en diferentes medios de comunicación esta noticia, mi cerebro me llevo a recordar la película “El Becario”. Película norteamericana dirigida en 2015 por Nancy Meyers y protagonizada por Robert De Niro, Anne Hathaway y  Rene Russo entre otros.

La joven dueña de un exitoso negocio online dedicado a la moda acepta a regañadientes que la compañía contrate, como parte de un programa laboral, a un hombre de setenta años como becario senior. El candidato que seleccionan es un señor que, económicamente, tiene su vida más que resuelta, no va a ocupar el lugar de nadie, cobra una retribución por el trabajo que realiza (compatible con su jubilación) va a formar parte de la plantilla de esta Startup con profesionales muy jóvenes que han visto la necesidad de tener entre sus valores “EXPERIENCIA”, un valor indispensable en cualquier empresa. Es un profesional bien considerado, admirado, que entró voluntariamente y se puede marchar cuando quiera sin consecuencias.

Para hacer realidad una película como esta, tenemos que situarnos en una sociedad diferente, una sociedad en la que la tasa de desempleo sea cero, en la que el presentismo no sea un valor a tener en cuenta en las empresas, una sociedad en la que la productividad sea el parámetro por el que se mide a los profesionales, una sociedad en la que se valore la EXPERIENCIA, una sociedad en la que se pueda estar jubilado y continuar trabajando sin que tu pensión peligre, una sociedad en la que los becarios no quieten el puesto de trabajo a nadie, una sociedad en la que nadie proponga que los becarios (que pueden llegar  ser tus jefes el día de mañana) no cobren, una sociedad en la que el contrato para la formación y el aprendizaje pueda realizarse a profesionales sin límite de edad,…

Si vamos a copiar, copiemos bien. Demos valor a la experiencia y no la convirtamos en mercancía barata, en mercancía sin valor.

En Estados Unidos la película tenía este título: “The Intern. Experience never gets old”.

“El becario. La experiencia nunca envejece”. ¡Tomemos nota!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *