fbpx

Me parece injusto

“Me parece injusto”. Esta es frase que se escucha comúnmente entre personas que llevan tiempo en su búsqueda de empleo. Llevan meses e incluso años buscando empleo y no han logrado su objetivo. Cuentan que han dejado muchos currículums, que han hecho muchas entrevistas, que han ido en persona a muchas empresas, que…pero nada de nada.

Les parece injusto no lograr su objetivo y también les parece injusto que hayas personas que accedan a puestos de trabajo antes que ellos cuando su perfil profesional es mucho más (a su entender) adecuado.

Otras personas que han trabajado durante mucho tiempo con un sueldo determinado “se echan manos a la cabeza” con los sueldos que se proponen hoy y se muestran reacios a trabajar por esa remuneración. La casuística es muy amplia pero la clave es sólo una: ADAPTACIÓN.  Charles Darwin era un naturalista británico que propuso la teoría de la evolución biológica por selección natural. Darwin se refirió a la evolución como «descendencia con modificación», por lo que promovió y defendió la idea de que las especies “cambian a lo largo del tiempo y dan origen a nuevas  especies”. Pues, lo mismo ocurre en el ámbito profesional. La persona que “sobreviva” al mercado laboral y sus demandas no será aquella que más sepa, que mejor imagen ofrezca, que más experiencia tenga o que más salario haya percibido. Todo lo mencionado anteriormente tiene su relevancia pero las personas que se hagan un hueco en el mercado laboral serán aquellos profesionales que más y mejor se adapte al nuevo entorno profesional. Aspectos como las nuevas tecnologías, las habilidades blandas o nuevas formas de encontrar empleo son clave para poder adaptarse. Si nos adaptamos tenemos más posibilidades de estar dentro de este sistema y, desde dentro, podremos mejorar y mejorarlo.

Entre otros aspectos, podemos destacar lo que se denomina “adaptabilidad a la cultura empresarial” o, lo que es lo mismo, comportarnos en base a los valores de la empresa. Cada empresa tiene unos objetivos que cumplir y unos valores que dirigen el cómo conseguirlos. Cuando hagas una entrevista averigua los valores de la empresa y así sabrás qué tipo de comportamientos son bien recibidos en su operativa rutinaria. ¿Estás preparad@ para adaptarte a esa cultura? Hazlo saber y demuéstralo.

Son comprensibles todas las quejas y reivindicaciones que comentamos al principio de este post pero no son buenas compañeras de viaje en el proceso de búsqueda de empleo. Una vez que nos hemos desahogado es mucho más efectivo enfocar toda la energía en adaptarnos a nuestra manera a estas nuevas formas de selección de personal. El hecho de que sea injusto o no es una apreciación subjetiva que puede cambiar en cualquier momento. Existen profesionales que se dedican a la selección de personal que creen que “Desemplead@ cabread@, profesional quemad@”. Haz que cambie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba