fbpx

Pagar por encontrar empleo

A priori puede parecer llamativo. ¿Tiene sentido pagar para encontrar empleo Lo tiene. En realidad, no se paga para encontrar empleo sino que se invierte en varios aspectos estrechamente relacionados con el éxito a la hora de encontrar el trabajo deseado.  Buscar o cambiar de empleo es un proceso que requiere dedicación, esfuerzo, constancia, recursos, relaciones, etc. Si se dispone de preparación, herramientas, recursos y relaciones es un proceso que se puede realizar personalmente. La cuestión está en si no contamos con esas serie de recursos que posibilitan la consecución del objetivo, ¿Qué hacemos entonces? Podemos seguir haciendo el proceso de forma tradicional (mandando currículums, visitando empresas y visualizando diariamente páginas de búsqueda de empleo y esperar respuestas), podemos jugárnoslo todo a los contactos que tenemos y poco más o también podemos buscar asesoramiento que nos apoye, oriente y guie en el proceso. Es cuestión de valorar cada situación.

Recurrir a los servicios de un consultor es recomendable y lo es especialmente en los casos en los que:

  • No se dispone de tiempo para agilizar el proceso.
  • Apremia la necesidad de encontrar empleo.
  • Se está “perdid@” en todo cuanto conlleva el proceso de búsqueda o cambio de empleo bien sea por “ser novat@” o por llevar mucho tiempo trabajando en una empresa y se desconoce el funcionamiento más efectivo. 
  • Falta de soltura a la hora de desenvolvernos con las redes sociales y profesionales.
  • Desconocimiento para elaborar un currículum actualizado y atractivo.
  • Necesidad de “entrenamiento” para el buen desempeño en una entrevista de trabajo; qué decir, cómo decirlo, etc.
  • Falta de motivación por baja autoconfianza.
  • Falta de resultados positivos anteriores en la búsqueda de empleo. 
  • Necesidad de ampliar la red de contactos vinculados a un determinado campo o sector. 
  • Exceso de competencia; necesidad de llegar a más fuentes de empleo y hacernos más visibles. 
  • Deseo de mejorar y aumentar el grado de empleabilidad. Todo perfil profesional es susceptible de desarrollo.

Aunque las redes sociales y profesionales así como las páginas web de búsqueda de empleo son recursos  valiosos, en muchas ocasiones no es suficiente. Contar con el apoyo y asesoramiento de un profesional puede ayudarnos a conseguir nuestro objetivo de forma más eficaz.

Si estamos acostumbrados a contratar los servicios de una asesoría para tramitar impuestos u otras gestiones, los de una inmobiliaria para adquirir nuestra primera casa o cambiar  a una segunda  o contar con un entrenador personal para mejorar nuestro fondo físico, puede resultar  oportuno que tengamos en cuenta el asesoramiento en el proceso de búsqueda de empleo.  Después de todo, un empleo es un medio y un fin para ser y estar mejor; puede merecer la pena invertir en ello. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba